Pasta Casera con Queso de Cabra

 

Pasta casera con queso de cabra - Por Roderikout

Intro

Sé por muy buena fuente que la cocina es un tema que genera bastante tráfico en internet. En particular las recetas bien explicadas, en español, y si es con fotos y video mucho mejor.

Como me gusta la cocina voy a incluir en este segundo post una receta sencilla de Pasta Casera con Queso de Cabra, para experimentar con el tema culinario en esta búsqueda del “Qué decir” que comentaba en el primer post.  Disculpen la calidad y la escasez de las fotos.

Esta pasta la probé por primera vez hace muchos años, en una versión hecha por el muy querido Alejandro Oliveros, gran amigo de mi padre, sacada de un libro de recetas de Santi Santamaría que aún está en la casa.

La he repetido varias veces y siempre resulta exquisita, mucho mejor si la pasta es recién hecha.

Que la disfruten.

Pasta Casera con Queso de Cabra (4 personas)
(La pasta fresca es una receta de toda la vida de mi padre, el resto es una adaptación de una receta de Santi Santamaría)

Ingredientes para hacer pasta en casa con una maquina de hacer pasta (o con rodillo si eres un experto amasador):

  • 300 gramos de harina
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 2 cucharaditas de sal

Ingredientes para lo que va sobre la pasta (yo no lo llamaría salsa):

  • 5 cucharadas grandes de queso de cabra cremoso
  • 8 aceitunas negras
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 1/2 taza de aceite de oliva
  • 15 hojas de albahaca
  • 2 tomates frescos grandes
  • 4 cucharadas de cebollín picado

Preparación de la pasta:

Se mezclan los ingredientes hasta obtener una masa homogénea. Yo lo hice con una cuchara de madera al principio y luego lo amasé un poco con las manos sobre una mesa de la cocina.

Se divide la masa en 4 partes iguales. Se estira uno de estos pedazos con la máquina, pasándola un par de veces cada vez que reduces la distancia entre los rodillos (yo salto de dos en dos), espolvoreando la masa con harina por ambos lados en cada pasada y estirando un poco la masa al sacarla por la parte inferior de la máquina.

Yo no llego hasta el grosor más fino, suelo detener el estiramiento un par de agujeritos antes del último para que la masa no quede tan delgada.

Luego de estirar bien el primer pedazo de masa esta debe medir algo así como 40 o 50 centímetros, un poco más que la distancia entre la punta de los dedos hasta el codo de un adulto.

Se espolvorea bien con harina por ambos lados, se coloca sobre la mesa y se doblan los dos extremos más distantes hasta que se encuentren a la mitad de la masa. El resultado de esto se vuelve a doblar por la mitad. Te debe quedar una masa doblada en 4 partes que mide la cuarta parte de lo que medía originalmente.

Cortas la masa en tiras con un cuchillo grande y afilado. A mi me salen unas 6 tiras de pasta de cada trozo de masa de aproximadamente el ancho del dedo meñique.

Pasta colgada en tendedero

Al cortar cada tallarín, lo desdoblas y lo cuelgas de un palo de escoba que colocas entre dos sillas (así lo hacía hasta que compré un tendedorcito de pasta).Si los picas todos antes sin desdoblarlos, o los vas tirando en la mesa una vez desdoblados, se te pueden pegar y no quieres repetir el proceso de estiramiento de nuevo. También porque al irles echando harina al estirarlos, la masa se va secando y se te puede romper.

Se repite el proceso con los otros pedazos de masa hasta que hagas todos los tallarines. Si quieres los puedes dejar secando sobre el palo de escoba, para, antes de que se endurezcan por completo pero dejándolos el tiempo suficiente para que no se peguen, tomar varios tallarines y enrollarlos para hacer nidos que puedes guardar en la nevera o en el congelador dentro de una bolsa.

Se coloca una buena cantidad de agua con sal a hervir en una olla grande. Una vez conseguida la ebullición se echan con cuidado las tiras o los nidos de pasta en el agua y se revuelven con una cuchara de madera para que no se peguen.

Si vas a cocinar los tallarines inmediatamente después de hacerlos, con un minuto o minuto y medio basta para que estén cocinados. Recuerda que es pasta muy fresca y si los dejas más tiempo se te pasan muy rápidamente.

Si los tallarines tienen ya tiempo secos y congelados, con dos o tres minutos de cocción bastará, pero debes ir probando su consistencia desde los dos minutos para que no te queden demasiado hechos.

Si no quieres hacer tú la pasta, puedes sustituir todo por 500 gramos de tallarines y cocinarlos según las indicaciones para que queden a tu gusto. Yo la prefiero al dente.

Para lo que va sobre la pasta:

Pasta colgada e ingredientes picados

Se hace una especie de tapenade con las aceitunas, cortándolas en trocitos muy pero que muy pequeños, casi molidos. Se mezclan bien las aceitunas picadas con el queso de cabra, el perejil picado y un chorro del aceite de oliva para que la mezcla quede suave.

Se pela, se despepitan los tomates y se cortan en cuadritos.

Se licúa el resto del aceite de oliva con casi toda la albahaca, guardando 4 hojas para picarlas en tiritas. Se le agrega el aceite de albahaca a la pasta aún caliente y se remueve. Se le agrega el tomate en cuadros y se remueve.

Se sirve en platos.

Se hacen cuatro bolas de queso de cabra condimentado y se coloca una bola sobre la pasta de cada plato. La pasta debe estar todavía caliente y el queso debe aflojarse un poco con este calor.

Se adorna todo con cebollín picado y tiritas de albahaca.

Acompañe con un vino tinto ligero y fresco.

Pasta casera con queso de cabra

Cuéntanos qué te ha parecido la receta, algún cambio que le hayas hecho, con qué vino lo tomarías. Cualquier aporte que quieras hacer al plato es bienvenido.

Saludos,

Rod.

Comments 2

  1. Pingback: Torrecitas de capresa con calabacín |

  2. Pingback: Torrecitas de capresa con calabacín |

Algún comentario?