Descarga bancaria

 

Frustración - Foto: Pop Catalin

Intro

Como este no es solo un blog de explicaciones tecnológicas sino también una forma de hacer catarsis, hago una descarga pública sobre un asunto que a muchos nos ha pasado, y a todos nos pasará, en nuestra inevitable relación burocrática con las instituciones públicas y privadas. No agregué “de este país” al final de la frase anterior porque dudo que cosas así solo pasen en este lugar del planeta.

Estrés cotidiano

Mis niveles de estrés se elevaron bastante durante la semana pasada debido a ciertos trámites que he estado haciendo estos días por la compra de un apartamento.

Agrego que, además, tuve que hacer estos papeleos en taxi porque tenía el carro con la caja de velocidades atascada en 3ª y el mecánico no se daba abasto esos días con la cantidad de carros que había en su taller.

Descarga bancaria

No fueron nada alentadores las cinco visitas que hice al banco hasta que me recibieron por fin los recaudos.

Desde algún documento vencido hasta un asunto tan absurdo como la disposición del gancho que sostiene las hojas en la carpeta, fueron razones para no aceptar los recaudos.

La ineficiencia esta institución bancaria (y de muchas otras instituciones) permite cosas como que una simple lista de recaudos necesarios para pedir un crédito hipotecario tenga un anexo de tres hojas explicativas que difiere en la cantidad y en los nombres de los recaudos, por lo que el asunto conduce inevitablemente a la frustración.

Además de esto, la lista original está incompleta, siempre hay algo más que te piden, y el anexo no explica detalles importantes como que la cuenta bancaria que tienes que tener en el banco tiene que ser corriente / sin intereses y no sirve la de ahorro que ya tienes. Imaginen pensar que ya todo está listo cuando todavía te falta abrir una cuenta bancaria.

La asesora del banco que me dió la lista en la primera visita conoce estos detalles, y no me “obsequia” la aclaratoria sino cuando revisa el conjunto de trámites obviamente incompletos o equivocados al llevarlos. Y digo obsequia porque la empleada del banco te hace la aclaratoria como si te hiciera un favor.

Más irritante es que cuando llevo los recaudos incompletos, la analista bancaria no es capaz de revisar todo bien y decirme todo lo que falta de una vez, sino que cuando se encuentra la primera falta en el vistazo que le da a la carpeta, la cierra y me dice que falta un documento importantísimo, que por supuesto no estaba en la lista.

Me tocó hacer el recorrido por la ciudad para sacar ese papel y cuando vuelvo con el trámite hecho la analista repite la “operación vistazo” a la carpeta y encuentra otro fallo en otro papel y todo vuelve a empezar.

Soluciones

Poco les cuesta a estas instituciones proponerse ajustar estas listas de recaudos y anexos explicativos a medida que los clientes van encontrando las faltas, así como instruir a sus empleados a interesarse en resolver nuestros problemas. Un detalle tan simple como una lista de recaudos mal hecha ocasiona problemas a una multitud.

El usuario-cliente-ciudadano termina con la impresión, casi siempre autoconfirmada, de que la relación con el funcionario (de cualquier institución) se trata de un asunto personal, y que sacar un documento, o cualquier otro trámite importante, exitosamente se define por lo bien que adules al funcionario-empleado que te está atendiendo que es, al fin y al cabo, quien tiene el poder de resolver tu necesidad.

Son esas pequeñas cuotas de poder mal usado que sumadas entre todas hacen que el sistema en general funcione a las patadas.

Es un asunto generalizado en las instituciones públicas y privadas y creo que si todos ponemos nuestro grano de arena cosas como esta podrían evitarse.

Si tienes alguna opinión al respecto, siéntete libre de dejarla en los comentarios pero sin insultos ni ofensas que estamos para ser constructivos y no para destruir.

Saludos,

Rod.

Algún comentario?