Tuve que instalar Windows 7 en la Mac y no morí en el intento

Introducción

Soy usuario de Microsoft desde que tuve mi primera computadora, por allá por MS DOS y ni pendiente de qué versión fue la primera ni la última que usé.

Fue hace como 10 años que hice el switch a Mac y ahora mi único contacto con Windows es a través de las versiones XP desactualizadas y absurdas de las computadoras del trabajo y  justamente por esto tuve que instalar el sistema operativo de Microsoft en mi Mac para poder responder con las guardias laborales desde casa.

En mi caso instalé Windows 7 en una partición de disco y para hacerlo usé la aplicación Bootcamp que trae el Mac OS X 10.6 Snow Leopard y que sirve para gestionar estas tareas.

El proceso es sencillo, pero tiene sus temitas que voy a comentar en esta entrada.

Paso 1: Antes de la instalación de Windows

Primero, para este proceso que voy a explicar, necesitas una copia original de Windows 7 y la versión OSX 10.6 Snow Leopard instalada en tu Mac con procesador Intel. Además es necesario tener un teclado y mouse USB ya que durante la instalación no va a funcionar el puerto Bluetooth. Cualquier otra combinación no la he probado y no sé si funcione.

20 Gb de espacio en disco para la partición de Windows también, son recomendables, aunque el mínimo requerido son 10 Gb.

Icono de Boot Camp

En la carpeta de utilidades de Snow Leopard lo puedes encontrar.

Es recomendable 100% hacer una actualización del Bootcamp antes de hacer la instalación. En cada versión se corrigen algunos bugs o puede que se agreguen nuevas opciones, así que pocas veces no es buena idea tener el programa actualizado.

Una vez actualizado abres el Bootcamp y haces una partición del disco duro. Esto significa que vas a dividir el espacio de tu disco duro en dos, creando un disco virtual que funcionará como una unidad diferente a tu disco duro principal. Esto se hace con el mismo Bootcamp.

En la ventana del programa puedes decidir, con solo mover la línea que divide la representación del espacio total en tu disco, el tamaño que va a tener la nueva partición. Bootcamp no te permite reducir el tamaño del nuevo disco menos de los 10 Gb mínimos recomendados para la instalación de Windows.

Selección partición de disco

No puedes hacer un disco de menos de 10 Gb. Recomiendo al menos 20 Gb para tener espacio para otros softwares de Windows.

Al aceptar el programa hace lo suyo y crea una nueva partición del disco.

Seguido a esto Bootcamp te pide que insertes el disco de instalación de Windows. Al hacerlo, esperas que cargue, aceptas, y se reinicia la Mac (lo hará como 3 veces durante todo el proceso).

A partir de este momento te entiendes con el instalador de Windows.

Paso 2: Durante la instalación de Windows

En el caso de Windows 7, el software de instalación te pide que escojas la versión de sistema operativo que quieres instalar y luego te pregunta en donde la quieres instalar. Aquí eliges la nueva partición que creaste con el Bootcamp.

Primer problema

En mi caso el instalador no me dejaba hacerlo en la partición nueva porque el sistema de archivos que crea el Bootcamp, FAT32, no sirve para la instalación de Windows7, que debe ser instalado en un disco creado con el sistema NTFS.

La primera vez no supe qué hacer y como estaba en al ambiente de instalación de Windows, fuera de MAC OSX, reinicié el equipo para ver si había una forma de elegir el sistema de archivos de la partición desde el Bootcamp.

Segundo problema

Cuando la Mac reinició pude darme cuenta de que el Bootcamp cambió el modo de arranque para que primero comience leyendo la unidad de discos, por lo que la instalación de Windows volvió a comenzar.

Antes de caer en la desesperación, o después de recuperarme de ella, busqué desde el iPad una lista de atajos de Mac y volví a reiniciar, esta vez dejando pulsada la tecla Eject antes que suene el característico CHANNN!!! de Mac, lo que obliga expulsar el disco óptico y en este caso reiniciar desde el discoduro.

Busqué en Bootcamp y no encontré forma de cambiar el sistema de archivos de la partición, (si alquien sabe nos lo puede dejar en los comentarios), así que pensé que había sido un error. Deshice la partición desde el propio Bootcamp, que es lo único que te permite hacer cuando lo corres teniendo ya una partición hecha.

Vuelta a crear la partición y recomenzado el proceso de instalación de Windows, pude ver que desde el propio instalador puedes reformatear la partición a NTFS. Haces click en “Opciones de disco (avanzado)”, luego en “format” y aceptas.

Instalador de Windows

Eligiendo la partición en el instalador de Windows. Ítem “Drive Options (Advanced)” debajo de la lista de particiones para cambiar el sistema de archivos a NTFS.

Al estar creado el disco duro virtual con este sistema no se podrán escribir datos en él desde Mac, tan solo leerlos. En cambio desde Windows sí se podrá leer y escribir en el disco duro de Mac.

Una vez hecho esto, no hay ningún problema con el proceso de instalación, solo esperar a que termine.

Paso 3: Luego de la instalación

Cuando inicias el Windows lo que resta es insertar el disco que viene con la Mac e instalar todos los drivers con el archivo Setup.exe. Esto permite que el sistema operativo de Microsoft pueda manejar los componentes internos de tu computadora y puedas, por ejemplo, acceder a internet.

Drivers de Windows

Archivo Setup.exe en el disco de instalación de MAC OSX 10.6.

A partir de este momento deberás dejar apretada la tecla Alt (Option) para que puedas elegir entre arrancar el equipo con Mac (en teoría por defecto) o comenzar con Windows.

Como ves es un proceso sencillo que si lees antes una pequeña explicación, como esta, te puedes ahorrar un par de sustos.

¿Cómo fue tu experiencia instalando Windows 7 con Bootcamp?

Saludos,

Rod.

Comments 1

Algún comentario?